Diferenciafm – Salamanca

Caída en las ventas inmobiliarias provocan un severo revés en la actividad de la construcción durante 2016

Un cierre de año 2016 bastante feble tuvo la industria de la construcción, ya que de acuerdo al Índice de Actividad de la Construcción Regional (INACOR) en el mes de noviembre en la Región de Coquimbo hubo un retroceso de 3,9% en comparación con igual mes del ejercicio anterior, constituyéndose en la cifra más baja del año y sólo comparable con el -10,4% registrado en diciembre de 2015. Entre las causas está la caída en las ventas inmobiliarias, las que han registrado un descenso en comparación con el periodo anterior.

Para llegar a este valor, la Cámara Chilena de la Construcción (CChC) analizó una serie de variables que resultaron incidentes en el magro desempeño de la industria como fue el descenso del empleo sectorial, la menor demanda de materiales y la contracción de los permisos de edificación. Con este -3,9% del penúltimo mes del año, durante enero – noviembre de 2016 el territorio logró un insípido 0,9% de expansión.

Otra de las fuentes que se cotejaron, fue el Informe de Percepción de Negocios -que elabora el Banco Central- y que se realiza en base a entrevistas a personeros claves. Éstas dejaron en evidencia que las ventas de viviendas nuevas sufrieron un deterioro con respecto a las expectativas cifradas. La percepción existente era de un mayor stock disponible para la venta, donde se incluyen los inmuebles adquiridos previamente como inversión, y una reducción de la demanda que está en línea con el empeoramiento de las condiciones de financiamiento.

A nivel local, la incidencia inmobiliaria en esa baja de 3,9%, fue tomada con mesura, pues depende de la base de comparación. El presidente de CChC La Serena, Martín Bruna, fue claro: La actividad inmobiliaria ha caído alrededor de un 40% si se contrasta con el año 2015, periodo que fue extraordinario en materia de comercialización de viviendas por el efecto del IVA. No obstante, ese descenso es sustancialmente menor si se hace con ejercicios regulares como 2014 o 2013.

“Una base de comparación altamente exigente, condiciones de financiamiento más restrictivas y una elevada incertidumbre laboral fueron algunos de los determinantes del débil desempeño del mercado inmobiliario”, acotó Bruna. Entre las consecuencias que se han generado por el complejo escenario económico, está la reducción de obras nuevas, el recorte en la magnitud de los proyectos y la paralización de labores.

IMPULSO PÚBLICO
Si bien en momentos donde la coyuntura económica golpea fuerte la confianza empresarial, el Estado ha salido a reactivar e impulsar las finanzas locales, a través de una importante inversión contracíclica. En todo caso, de acuerdo al INACOR, ese esfuerzo no fue suficiente para lograr números azules en la industria de la construcción. El informe establece que los subsidios habitacionales impulsaron sólo “parcialmente” la actividad y en obras públicas no hubo licitaciones importantes.

En tanto, el Índice Mensual de Actividad de la Construcción (IMACON) de noviembre -que mide resultados a nivel nacional- también tuvo una caída de 3,9% en comparación con igual mes de 2015, transformándose en la peor cifra de los últimos siete años, cuando en noviembre de 2009, y por efecto de la Crisis Subprime, el desempeño de la construcción se contrajo 3,8% en doce meses.